Categoría: Uncategorized

TransitionWorkHome compressor 1 Uncategorized

El Blended Work que viene

wilsin office furniture work from home man 01 large 1

El 2020 nos obligó, de forma masiva y a nivel mundial, a cambiar nuestras rutinas, nuestros vínculos, nuestras formas de producción y cómo organizamos el trabajo. Lo hicieron las personas, lo hicieron las instituciones y también los países.

Hoy, con cambios que parecen haber llegado para quedarse, nos encontramos con nuevas formas de gestión, muchas de ellas aún en proceso.

El blended working, una modalidad nueva y más dinámica de trabajo, es un ejemplo de ello. Es el nuevo modelo de trabajo que viene y se va a quedar.

Una modalidad híbrida (como su nombre indica), con la que estamos aprendiendo a convivir. Ha dejado de ser emergente para convertirse en habitual.

Este hecho representa un enorme desafío para las culturas organizacionales, para los líderes y, claramente, para la comunicación interna.

Veamos un poco a qué retos se empiezan a enfrentar las organizaciones para consolidar con éxito el blended work:

  • Diseñar y facilitar una gestión y soporte integral a las comunicaciones estratégicas con los colaboradores.
  • Acompañar a los líderes y colaboradores en el desarrollo de competencias como la empatía, resiliencia y gestión de la incertidumbre.
  • Re-pensar la cultura organizacional como el soporte de contención para fortalecer el compromiso y la motivación de las personas
  • La adopción de metodologías ágiles en todas las áreas del negocio
  • Diseñar cambios en el modelo de establecimiento y el logro de objetivos, con participación más activa de los empleados

La modalidad blended working implica la combinación del trabajo presencial con el trabajo remoto, con el desafío de obtener resultados que generen oportunidades de crecimiento para la organización, manteniendo el compromiso de los colaboradores y la satisfacción de cliente y stakeholders

Saber de dónde partimos y hacia dónde nos dirigimos nos permitirá trazar la ruta más adecuada para lograrlo.

Estamos trabajando en un servicio específico para acompañar a nuestros clientes en este emocionante viaje, del que esperamos daros más detalles en breve.

Entretanto, os recomendamos: Go Blend!

OKR KPI cuadrado 1 Business

OKR versus KPI’s: comparativa entre 2 metodologías de Gestión

Existe un gran conjunto de herramientas de gestión que están a disposición de las empresas y directivos para conocer el estado de sus operaciones, el cumplimiento de resultados o los problemas que afectan la operación.
Algunos de los más usados por las empresas son el MBO, Balance Scorecard, OKRs (Objective and Key Results) o KPIs (Key Performance Indicators), aunque existen otras metodologías.
En este post vamos a tratar acerca de los OKR y los KPI’s, y analizar sus similitudes y diferencias, así como su posible complementariedad. 
En 1992 Kaplan y Norton introdujeron el Balanced Score Card (BSC), presentando el concepto como una herramienta de medición del rendimiento, utilizado por las organizaciones para capturar además de las medidas financieras, las actividades de creación de valor de los activos intangibles de una organización.
El BSC evolucionó de una herramienta de medición, a una herramienta de gestión, a un sistema y luego a una herramienta dentro de un sistema, completando así un círculo completo. Los parámetros de medición de un BSC son los KPI  (Key Performance Indicators).
OKR es una metodología de gestión que fue creada por el ex CEO de Intel, Andrew Grove, y tiene como objetivo simplificar la forma de encarar los llamados «objectives and key results», es decir, los objetivos principales de una empresa. 
Los OKR son una metodología orientada al crecimiento. Es útil para alinear la estrategia de la empresa en todos los niveles y alcanzar resultados ambiciosos lo más pronto posible. 
Consisten en una lista de 3 a 5 objetivos ambiciosos y cada uno de estos tiene unos resultados clave que miden el grado de cumplimiento de ese objetivo. Son compartidos abiertamente entre sí.
OKR VERSUS KPI
Henrik-Jan van der Pol, fundador, CEO de Perdoo y experto en OKR, asegura que “los KPIs son como el tablero de un automóvil: te indican a qué velocidad vas y cuánto combustible tienes. Los OKR son como un GPS: te llevan a dónde quieres ir”. 
En la infografía de la izquierda, vemos una comparativa entre ambas metodologías.
Como podréis observar, son diferentes y a su vez complementarios. 
Los objetivos de los KPI son normalmente factibles y representan el producto de un proceso o proyecto ya existente, mientras que los objetivos de los OKR son más agresivos y ambiciosos.
Mientras que alcanzar el resultado esperado en los KPI es positivo, en los OKRs no lo es tanto. Por el contrario, si es muy sencillo cumplir con los OKRs significa que no eran tan ambiciosos como para tener un impacto y debes replantearlos.  
Los OKRs no son impuestos desde las posiciones de liderazgo a las bases de tu empresa, pueden surgir desde un trabajo individual. Cada uno tiene sus propios OKR. En el caso de los KPI, estos son creados solo por los líderes para medir el desempeño. 
Si el objetivo es perfeccionar un plan o proyecto que se haya hecho antes o que esté en curso, los KPI podrían ser la mejor opción. Pero si estás buscando cambiar la dirección general de tu negocio y hacer más ejecutable la estrategia, la mejor opción son los OKR.
En resumen, los OKR y KPI funcionan muy bien juntos. Los KPI ayudan a monitorear el desempeño e identificar problemas y áreas de oportunidad. Los OKR ayudan a resolver problemas, mejorar procesos e impulsar la innovación. 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies